La intolerancia a la histamina puede ser la causante de todos estos síntomas

150 150 comsalud.es

10 – 04 –  2019 Publicada en Mujer Hoy 

La intolerancia a la histamina puede ser la causante de todos estos síntomas

Migrañas, goteo nasal, molestias digestivas o eczemas pueden ser síntomas que estás achacando a otros problemas cuando pueden estar diciéndote que tienes una intolerancia a la histamina o que tu cuerpo la ha acumulado en exceso. Te contamos como puedes reducir sus niveles.

Son síntomas muy generales y es verdad que pueden originarse por diversas causas pero si no logras dar con el problema tal vez debas plantearte si tienes una intolerancia a la histamina. Esta condición puede controlarse e incluso reducirse. Te vamos a explicar todo.

¿Qué es la histamina?

La histamina no es mala de por sí, no la vamos a demonizar porque es un compuesto que se encuentra naturalmente en nuestras células y está íntimamente relacionado con el sistema inmunológico y con las conexiones cerebrales, implicándose directamente con los procesos inflamatorios.

También está relacionada con los ritmos circadianos, el apetito, el proceso digestivo ya que estimula la secreción de jugos… en definitiva, es un compuesto altamente beneficioso para el organismo salvo si se encuentra un exceso de ella o provoca una intolerancia.

Además de encontrarse en el cuerpo humano, también la contienen algunos alimentos que se elimina a través del intestino mediante una enzima llamada diaminooxidasa digestiva (DAO). ¿Qué es lo que ocurre con este proceso? Pues que algunas personas no cuentan con la suficiente DAO como para eliminar ese exceso de histamina que se va acumulando en el organismo. Este déficit de DAO se puede dar a causa de problemas que cursan con inflamación o bien debido a la genética.

Síntomas asociados a la intolerancia a la histamina

Si has observado molestias estomacales que se presentan después de ingerir alimentos, calambres, dolores de cabeza y migrañas, presión arterial baja, goteo nasal, ojos llorosos, picazón, eczemas o que tu síndrome premestrual presenta muchos cólicos puede ser que tengas que poner el punto de mira en la histamina. Pueden presentarse varios síntomas de los anteriores en una misma persona que padezca un exceso de histamina en su cuerpo.

No se trata de una alergia y su diagnóstico puede ser complicado ya que, dependiendo de los niveles que se tengan a lo largo del tiempo, podrán darse síntomas o reducirse y eliminarse, apareciendo de nuevo cuando se alcanza un cierto límite de histamina en el organismo.

La tolerancia a la histamina varía de una persona a otra pero si vas a fijarte en la dieta deberías ser muy cuidadosa porque imagina que tu cupo de histamina está en un valor de 0 a 10, siendo el 10 el límite, y con los alimentos que has ingerido a lo largo de la mañana y el mediodía has conseguido un nivel 9 y estás a punto de llegar a tu límite. Los alimentos de tu merienda o tu cena pueden contener un menor nivel de histamina sin embargo van a ser los que dispararán tus síntomas al sobrepasar la barrera, sin embargo esos alimentos no serán los verdaderos culpables.

Si tienes algunos o muchos, de los síntomas asociados lo ideal es descartar otros problemas como la intolerancia a la fructosa, la celiaquía, intolerancia al gluten, enfermedades inflamatorias intestinales… y una vez descartados comenzar a hacer pruebas con la dieta eliminando o reduciendo los alimentos con gran carga de histamina para salir de dudas con respecto a este problema. Si los síntomas mejoran o desaparecen seguramente tu problema sea la histamina.

Cómo reducir los niveles de histamina en el organismo

Para comprobar que es realmente un problema de exceso o intolerancia a la histamina la mejor opción es seguir una dieta baja en histamina. Es una dieta muy restrictiva así que lo mejor es hacerla bajo supervisión profesional para evitar carencias nutricionales.

Cuida que tu alimentación cuente con verduras (excepto espinacas, tomates y coles) y frutas frescas (con excepciones que ahora te contaremos), carne y pescado también frescos. Apuesta por cereales como el arroz, el mijo o la avena y dale vía libre a los aceites como el aceite de coco o el de oliva virgen extra.

Cuidado con los alimentos precocinados, los procesados cargados de aditivos y los alimentos fermentados como el chucrut o el kimchi que son ricos en histamina. No recalientes la comida varias veces porque cada vez que la calientas aumentas sus niveles de histamina.

Evita las legumbres, el alcohol, los lácteos fermentados, quesos como el parmesano, Gouda o cheddar, la canela, el chocolate, carnes y pescados en conserva, el trigo, el té negro y el verde (que bloquean la enzima DAO), los cítricos, la piña, la papaya, nueces, fresas y frutas secas. Es bastante estricto, ¿verdad? Pero vas a poder ir reintroduciendo en pequeñas cantidades según vayas eliminando los síntomas.

Hay ciertos nutrientes que se han observado beneficiosos para reducir los niveles de histamina como son la Vitamina C, la B6 (patatas, pistachos…) o la quercitina (cebolla, manzanas, brocoli…) que inhibe la liberación de histamina.

Es muy importante tener un buen descanso así que asegúrate de dormir de 7 a 8 horas cada noche. El ejercicio también es altamente recomendable. Olvídate del tabaco.

Vale la pena sopesar este problema en caso de estar sufriendo algunos de estos síntomas de manera recurrente si no estás consiguiendo dar con el problema. Un estilo de vida saludable y un control de alimentación de buena gestión del estrés seguramente va a lograr reducir tus niveles de histamina y que estos síntomas tan poco deseables desaparezcan.

Accede a la noticia original clicando aquí.

 

  • 0

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Preferencias de privacidad

Cuando usted visita nuestro sitio web, éste puede almacenar la información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí usted puede cambiar sus preferencias de privacidad. Cabe destacar que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que podamos ofrecerle. Puede consultar nuestra política de cookies aquí.

Click to enable/disable Google Analytics tracking code.
Click to enable/disable Google Fonts.
Click to enable/disable Google Maps.
Click to enable/disable video embeds.
Nuestra web utiliza cookies de servicios de terceros. Puedes definir las preferencias de privacidad y/o aceptar nuestro uso de las cookies. Si continuas navegando se considera que has aceptado nuestra política de privacidad y cookies.